Bretaña y Normandia













Tanto en la Bretaña como en la Normandia se elabora sidra desde el siglo XIV
Es la bebida nacional de ambas regiones y al igual que el Mont St. Michel es el simbolo de la lucha histórica entre normandos y bretones, también compiten por cual de las dos elabora la mejor y más sabrosa sidra.

Poca gente puede resistirse a los creps y la sidra tradicional de la región. Cualquiera que pruebe estas delicias gastronómicas se quedará prendado de las mismas.

También tiene el mérito de ser la sidra más conocida internacionalmente. Los Franceses siempre han sabido vender sus productos, ya sea sus vinos, sus quesos y claro está, también su gran sidra.

La historia que se conoce respecto a la sidra en Francia es, sin embargo, el origen de un mito sobre la sidra extendido no ya solamente en Francia sino en todo el mundo anglosajón e incluso en Alemania.  

Existen en textos frances muchas citas relativas al origen de la sidra. El cardenal francés Duperron, arzobispo de Sens dijo:

  «Francia es deudora a los vascos en el arte de preparar la sidra» 
  
Rozier en el s. XVIII, en un trabajo sobre agricultura afirma:

 «Los manzanos de Francia son originarios de Bizkaia(Biscaya) e el hecho de llamarlos en diversos puntos de Francia "biscait", demustran claramente el lugar de donde salieron, dado que en Normandía la elaboración de sidra en ningún caso es anterior a 1300» 

La base de estas afirmaciones ha sido la historia de una de las personas que más ha influenciado en la elaboración de sidra, sobre todo en Normandía en el s. XV, el caballero Guillaume Dursus.

Aunque su nombre no parezca de origen español ni tampoco vasco, procedía sin embargo del reino de Navarra, de alguna zona lindando con Vizcaya.

En recompensa por su brabura, el rey Carlos V le dió permiso para que se estableciese en la Normandía donde se convirtiría en el Señor feudal de "Lestre".

Guillaume Dursus, aficionado a las manzanas, introdujo en el país  variedades e injertos traídas desde su patria, Vizcaya, que mejoraron considerablemente la calidad de la sidra.

De hecho, por aquel entonces se desarrolló una manzana que se denomino « la pomme de monsieur de Lestre » . De aquellos transplantes también nació la « barbarie de Biscaye», una de las variedades de élite de la época.

Incluso el rey Francisco I de Francia cuando llegó a Cherbourg en 1532 pidió que le llevaran barriles de aquella sidra tan fantástica a sus aposentos.

Por tanto, se hace innegable que Francia sea deudora de los vascos en lo que se refiere a la elaboración de la sidra y la manzana utilizada.

Sin embargo, otra cosa muy distinta es que desde entonces se afirma que el origen de la sidra es vasco. Quizás el origen de la sidra francesa...pero Francia no es el inicio del mundo.

Por desgracia, no solo en los documentos franceses en torno a la sidra sino sobre todo en las publicaciones más recientes alemanas y anglosajonas,  no era precisamente España la fuente de la que tomasen la información aquellos que indagaron y publicaron libros sobre la misma. Tal como pasaba en la cocina, en lo que respecta a la sidra y durante muchas décadas el centro mundial de la misma era Francia.

Por lo que, salvo la mención de Carlomagno y la sidra en su “Capitulare de villis", la historia de la sidra para muchos, empieza allá donde la comenzó la documentación de la misma en Francia, obviando  varios siglos de historia del por entonces olvidado y poco conocido Reino de Asturias.


El tiempo dorado de la sidra en Francia comenzó con la llegada de las prensas de piedra, las mismas utilizadas para obtener el aceite de oliva denominadas "mola olearia". Puede ser que llegarán de tierra santa con los cruzados.
Quizás de España, pero es seguro que de ahí surgió lo que denominaron "prensa mora" que se menciona en gran parte de las publicaciones francesas.

Por aquella época, todos los no cristianos, árabes o bárbaros eran llamados "moros" y siendo la peninsula ibérica un país por aquel entonces en gran parte en manos de estos "moros" es entendible la relación que hicieron de uno y otro.

Lo extraño de esta lógica francesa, es que las regiones sidreras por excelencia en España, son precisamente las que menos contacto han tenido con los sarracenos, tampoco son tierras de olivos y a diferencia de Bretaña, Normandia o el Reino Unido, no se encuentran por tierras del norte de españa este tipo de prensas de piedra, sino el lagar de pesa; lagar de sobigañu y lagar de apretón de dos fusos.

Pero volviendo al tema, con la nueva tecnología aumento considerablemente la capacidad de producción y tanto nobleza como clero invirtieron y fomentaron la plantación de pomares en estas regiones.

En época de la Revolución a finales del XVIII la sidra se elaboraba en 36 departamentos, principalmente se distribuía al resto de Francia desde Bretaña, Normandía y la Picardía. De aquella en París la sidra estaba al mismo nivel que el vino

BRETAÑA:

Conocida como una de las más antiguas patrias de los celtas, está región, muy similar al norte de España no conoce por lo general inviernos helados ni tampoco veranos abrasadores.

Tiene un clima templado a lo largo del año con abundante lluvia y humedad ideal para la manzana.

La sidra se encuentra en casas y restaurantes de toda la región ya sea seca, semiseca o dulce.

 Se bebe de manera tradicional en el Bol , una especie de taza.
Y lo mejor para acompañarla son los maravillosos creps  y galettes de trigo sarraceno, sean dulces o salados todos increibles!
  

Las principales regiones de la Bretaña productoras de sidra son Morlaix, Hennebont y Val de Rance donde anualmente se pueden disfrutar fantásticas fiestas de la sidra.

 

NORMANDIA:

Es el frutal de Francia.
Miles de manzanos y  4,5 millones de vacas se extienden por todo el país.

En la época de floración la región es un mar rosa de las extensas pomaradas en flor.

Es conocida la sidra normanda en todo el mundo, pero quizás todavía más conocido es el brandi de sidra, el Calvados que madura durante años en los sotanos de los lagares.


Pero hay también otro producto no tan conocido.
En los tranquilos años 70´s  nace el Pommeau de la mezcla del calvados y de zumo de manzana. No se a ciencia cierta si el Calvados se utilizó para conservar el zumo o si bien fué cosa de un experimento fortuito.
 

Lo cierto es que su venta estuvo prohibida hasta 1981. Los productores aguantaron con paciencia hasta 1986 para tener una normativa bastante estricta.
El calvados debe ser de al menos 2 años antes de poder mezclarse con el zumo de manzana de la región. La mezcla debe reposar al menos 18 meses en barriles de roble y deberá ser comprobada su calidad antes de sacarse al mercado.

Es más bien un aperitivo o digestivo con un volumen medio de 17% de alcóhol.


3 comentarios:

  1. La sidra es de Asturias hombreeee

    ResponderEliminar
  2. La sidra es de Asturias hombreeeeee

    ResponderEliminar