Islas Británicas



REINO UNIDO

La sidra en las islas Británicas arrastra una larga y fascinante historia.
Suele decirse que llegó  junto a los conquistadores normandos en el siglo XII, aunque algunos opinan que es anterior a estos.

Es probable que los romanos llevaran manzanos a las islas siglos antes, algunos piensan que pobladores del norte de España alistados en las legiones romanas y llevados a la conquista de Britania hubieran introducido el “Zythos” que Estrabón mencionaba al hablar de los pueblos de la costa cantábrica.

Quizás tenga algo de cierto, destaca la presencia de astures en el ejército romano destinado a las islas.

El Ala I Hispanorum Asturum aparece mencionada como parte del ejército de Britania los años 122,124,126,158,175,200,205 y 400

El Ala II Asturum forma parte de ejército de Britania en el 122 y 126 con un posible campamento en Bremetenacum (actual Lancashire) y luego en Chester.

La Cohors II Asturum equitata fué destinada a Gales del Sur, mencionada en los años 105,122,124 y 126. En el año 255 aparece de nuevo  como guarnición del muro de Adriano en Aesica, Greatchester...en el 410 se abandona a su suerte allí.

Dejando estas teorías aparte y volviendo a los normandos, el norte de Francia es reconocido por el volumen y cantidad de pomaradas y viñedos que tenía, al igual que pasaba con el sur de Inglaterra, pero debido a los cambios climáticos estas zonas dejaron de ser productivas para la uva (historia muy similar al caso de Frankfurt) y se concentraron en la plantación de manzanos, desplazando la sidra al vino.

Los manzanos de sidra, tanto en Francia como en el Reino Unido tieden a darse mejor en las regiones del oeste por sus condiciones climáticas, donde las temperaturas son relativamente más suaves que en el interior.

Esta combinación de factores climáticos e históricos han dado lugar a que hoy podamos delimitar claramente las regiones sidreras del Reino Unido.

Después de la conquista de Inglaterra en el 1066 por los normandos la popularidad de la sidra aumentó y nuevas variedades de manzanos fueron introducidas llegando el punto en el que se empezaron a recaudar impuestos por la sidra.

Se tranformó en la bebida del pueblo. En el año 1300 existen varias referencias a la producción de sidra en regiones ahora conocidas como son Buckinghanschire, Devonshire, Essex, Gloucestershire, Herefordshire, Worcersershire, Kent, Norfolk, Somerset, Suffolk, Surrey y Sussex y en otras regiones más al norte hasta llegar a Yorkshire.

De Herefordshire saltó a Gales en el s XIV

La peste negra y “La guerra de las Rosas” produjo un declive del cultivo de frutales en el país.

El rey Enrique VIII revirtió esta situación. En el año 1533 Richard Harris, horticultor del rey, compenzó un programa de importación de manzanos desde Francia, expandiendose considerablemente las plantaciones por el país. Harris creo un modelo de pomarada en Teynham usado para luego vender manzanos a otros granjeros.

La sidra era producida en granjas, que poseían algunos manzanos también destinados para cocinar y preparar postres. En el siglo XVIII se usaba la sidra para pagar ssu trabajo a los jornaleros de las granjas. Lo normal era pagar 3 o 4 pintas por día.
En las regiones del oeste de Inglaterra, un trabajador de una granja podía llegar a recibir una quinta parte de su peso en sidra.

A finales del s. XIX hubo una campaña para abandonar el pago de trabajo con bebidas alcohólicas y en el acta 1887 se prohibió definitivamente este uso.

Muchos son los que defienden  que los franceses, en concreto el monje benefictino Dom Perignon, debe el método de segunda fermentación en botella denominado “Champagne” a los vecinos ingleses que llevaban años embotellando en gruesas botellas su sidra espumosa.

Las botellas inglesas del s XVII eran mejores por el uso en su elaboración de llama de carbón, produciendo cristal más fuerte y robusto que el fabricado por los franceses que usaban madera.

Tanto en Inglaterra como en Gales después de la II Guerra Mundial la sidra sufrió un gran declive. Sin embargo en Gales, a diferencia de Inglaterra, no quedaron lagareros que produjeran a nivel comercial sidra para continuar la tradición. Hubo que esperar hasta los 80´s hasta que timidamente en algunas granjas se volviera a prensar manzana y a hacer sidra.

Mientras que en Inglaterra existen varios lagares de gran producción y el consumo se mantuvo, en Gales necesitaron de la creación de la Welsh Perry & Cider Society en 2001 de la mano de Dave Matthews y Alan Golding para fomentar de nuevo la producción y la buena calidad de la misma en la zona.

 IRLANDA

En Irlanda la historia es muy similar al del resto de las islas británicas.

Se piensa que se empezó a extender por los varios monasterios que afloraron por las islas, enriqueciendo la cultura en torno a la cerveza, piscicultura, agricultura y también la sidra en las extensas tierras que poseían.

Pero no será hasta los siglos  XVII, XVIII y XIX cuando se empieza a hablar sobre la elaboración de sidra allí.

La mayoría de variedades de manzanas que se hicieron famosas en Irlanda y Reino Unido en el siglo XIX tal como Irish Peach, Kerry Pippin, Scarlet Croften o Irish Russen, se cree que  fueron originadas en los siglos XV y XVI. La mención más temprana de variedades específicamente irlandesas tuvo lugar en 1598, cuando un escritor discutía sobre la naturaleza de las pomaradas irlandesas y la calidad de las mismas.

No se sabe cuantas variedades habría en Irlanda, pero gracias al Dr. J.G. Lamb y más recientemente la Asociación de Salvadores de semillas Irlandeses, el Armagh Orchards Trust y la University College Dublin, se han identificado alrededor de 70 variedades distintas de manzanas irlandesas.

En el Civil Survey, escrito entre 1654-1656, se encuentran varias referencias a la sidra y en este tiempo también la cultura en torno al manzano y la sidra se vió reforzada con la llegada de hugonotes tanto de Francia como de Alemania.

Existen documentos que atestiguan competiciones de sidra en Dublín, una a finales del XVIII donde los jueces reusaron dar el premio a no ser que fuera probado que no se usó vino blanco para mejorar la calidad de las finalistas. 

Por aquella época la elaboración de sidra no estaba solamente extendida por las regiones ahora más conocidas de Armagh, Dublin, Tipperary, Waterford y Kilkenny, sino que se extendía a otras 10 regiones de Irlanda.

Pero la sidra sufrió un retroceso continuado hasta los primeros años después del 1900 cuando funcionarios del departamento de agricultura recorrieron granjas dando formación en torno a la elaboración de sidra de mejor calidad, algo que no duró demasiado, ya que despues de 1940 y después de dos guerras mundiales la sidra volvió a estancarse .

Es en los últimos tiempos cuando regresa con fuerza, aparte del gigante sidrero Bulmers que exporta su sidra a todo el mundo, existen también alrededor de 10 productores que ofrecen más de 20  sidras que ahora podemos disfrutar. 








No hay comentarios:

Publicar un comentario