sábado, febrero 2

TRANSPARENTE 2010 - CIDRERIE DU VULCAIN (JACQUES PERRITAZ)


  • Lagar: Cidrerie du Vulcain
  • Región: Le Mouret, Fribourg (Suiza)
  • Estilo: Champagnoise
  • Tipo:Semiseca.
  • Cidre Mousseux
  • Graduación Alcohólica: 4% Vol


Jacques  Perritaz posee un lagar cerca de Fribourg, en Suiza, donde desde el año 2006 ha trasladado su pasión y sus ganas de experimentar con la sidra y la perada.

Como biólogo y fruticultor ha puesto todo su empeño en recuperar el maravilloso entorno que lo rodea, a 700m de altura, cuidando las ya escasas pomaradas y perales que se encuentran por la zona.

Defiende que no hay manera mejor de mostrar la calidad y riqueza de la manzana y la pera que transformarlas en las sidras espumosas tal como se hace en Francia.


Esta sidra es La transparente 2010, un cuvé de diferentes variedades de manzana como La Transparente de Berne, La Reineta de Champagne, La manzana Raisi o la Rosa de Berne.
Son viejas variedades conocidas en la región, acidas y afrutadas. El carbónico es natural, generado por la propia fermentación.

Se presenta en una botella de champagne tradicional encapsulada.

La etiqueta es de llamativos colores, con el símbolo de su lagar, la mariposa vanessa o almirante rojo (Vanessa atalanta)

La abro y sale el humillo característico de las buenas achampanadas.

En vaso genera bastante espuma, dejando una corona en el mismo que aún perdura después de varios minutos. El color es ambar claro. No crea un rosario de burbuja propiamente dicho, sino que las mismas se distribuyen por todo el vaso.

En nariz destaca una gran acidez, mucho cítrico. Dejandola respirar un poco salen notas dulces, algo de miel sin desaparecer el limón o lima.

En boca es fresca con nivel de carbónico medio. Resalta la elavada acidez total.
Comentaba que en nariz era una mezcla de limón y miel...pues en boca es exactamente este mismo gusto que adelantaba

En un primer momento diría que se ha pasado de acidez pero se transforma en una sidra mineral, muy cítrica, mucho limón...mezclado con dulzor amielado.

Gana mucho al coger temperatura (la acababa de sacar de la nevera) y parece que la acidez inicial se equilibra una vez reposa unos minutos en el vaso.

Consigue sacar la variedad de las manzanas utilizadas en el producto final.

Es realmente una sidra muy especial, compleja, que sorprende y que poco o nada tiene que ver con las clásícas francesas a las que teóricamente pretende emular.

Tampoco se parece a ningún estilo de regiones tradicionales.

En cierta manera me satura y me cuesta tomar más de 1 vaso de la misma pero es de reconocer la apuesta arriesgada de Jacques Perritaz y el reflejo varietal final del producto.

Notable!

Nota: 3/5

No hay comentarios:

Publicar un comentario