domingo, enero 13

SIDRE BRUT TENDRE - ERIC BORDELET


  • Lagar: Eric Bordelet
  • Región: Normandy
  • Estilo: Sidre Brut
  • Tipo: Semiseca
  • Segunda fermentación botella
  • Graduación Alcohólica: 5% Vol


Hace ya unos 3 años que conocí a Eric Bordelet en una visita que hizo a Frankfurt.

Pasamos una tarde amena junto a Andreas Schneider probando sidras de diferentes regiones, entre ellas sidra asturiana, escanciandola ante la atenta mirada de los clientes que aquel día de primavera estaban en el local de Andreas a las afueras de Frankfurt.

Sus sidras son probablemente de las más valoradas y reconocidas a nivel mundial exportándose a todos los continentes y estando presentes en algunas de las ferias gourmet más destacadas de toda Europa.

La historia de Eric es la de uno de los más valorados sommeliers de París.
Antes de volcarse en la sidra pasó por la bodega del restaurante con 3 estrellas Michelín de Alain Passard  l'Arpège.

En 1992 regresó a las tierras de su familia en Normandía. Ha sido de los primeros en tratar a la sidra como de vino se tratase. Tiene en sus tierras 20 variedades de manzana y 15 de peras que mima con esmero y cuidado.

El método de trabajo difiere de los conocidos en Alemania o España. Después de recoger a mano las manzanas las deja reposar en un espacio seco y aireado durante unas 3 semanas para que deshidraten y se concentre más el azúcar y sabor de las mismas.

Después del prensado las manzanas, la sidra se deja reposar y se trasiega varias veces, clarificandola y ayudando a una lenta fermentación.

Se filtra y se embotella en diferentes periodos dependiendo de la cantidad de azúcar residual que se quiera obtener y así producir sidras dulces, semisecas o secas.

La presentación de esta sidra es muy elaborada, desde la etiqueta hasta el encapsulado y el corcho, todo al detalle.

En vaso es de color ambar de intensidad media, brillante y generosa de burbujas. Una vez desaparece la abundante capa de burbujas inicial deja corona.

En nariz es una sidra increible, afrutada, limpia, olor a manzanas maduras.

En boca es lo primero que se nota es el equilibrio del dulzor y el amargor, se nota claramente esas variedades de manzana tradicionales de la Normandía y la Bretaña.

Acidez controlada y una astringencia y sequedad extremadamente equilibrada y agradable.
No tiene excesivo carbónico.

Tiene un final duradero, tanínico y de compleja acidez. Genial!

Tengo que dar la razón a muchos colegas. Eric de uno de los mejores productores de sidra de este estilo en el mundo. Si la pruebas no te pasa indiferente de ninguna manera.

Saber que es lo que quieres conseguir,  lo que tus clientes pueden apreciar en tu producto y que linea tomar es complicado...Solo con tiempo te haces una idea apróximada.Pero lo difícil, lo realmente difícil es materializar esas ideas en la sidra que vas a embotellar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario